travestismo

El ser travesti ya no es una vergüenza

El travestismo es una práctica en la cual una persona de un sexo determinado se viste y se comporta identificándose con el sexo opuesto. Este travestismo se puede vivir de varias formas y varios niveles, desde un cambio de ropa a una identificación total con el otro género, llegando incluso a operarse en algunos casos.

Ser travesti hoy en día

Aunque en la historia del mundo hay de todo, la verdad es que siempre ha sido una práctica que se ha mantenido muy oculta, principalmente por la persecución y el poco o nulo respaldo social. Por suerte, con los años la cosa ha ido cambiando: en nuestro país se ha tardado un poco más a causa de los años de la dictadura, pero lo cierto es que a medianos de los años 50 y más sobre todo en los 70 y 80, la liberación sexual fue ganando terreno y se fue normalizando. Películas, cantantes, moda… de pronto parecía que poco a poco se abrían nuevas formas de ver el mundo.

Estos cambios han venido determinados por causas como por ejemplo el auge del feminismo, la variedad de oferta pública y sexual entorno a festivales y ferias, discotecas, pubs, etc. Hoy en día ya no solamente se está consiguiendo aceptar al 100% la presencia de homosexuales con todo lo que ello conlleva (matrimonio entre iguales, adopciones, etc.) sino que además se empieza a reconocer que también existen formas variadas de identidad de género y que, por tanto, una mujer puede sentirse hombre y un hombre puede sentirse mujer.

Fruto de esto, es cada vez más frecuente que las personas busquen espectáculos en donde las personas travestis sean las protagonistas: despedidas de soltero, cenas de empresa, cenas con espectáculo, obras de teatro y shows, etc. Incluso también servicios de prostitución o escorts de lujo, servicio que cada vez tiene más demanda.

Hoy en día travestirse es mucho más fácil que antes y se ofrecen muchos recursos y consejos para ayudar a las personas a mostrar su verdadera identidad de género. Por ejemplo, en el caso de los hombres que quieren ser mujeres, algunas de las cosas que deben pensar son: intentar mostrar más finura al hablar, ponerse cremas hidratantes para tener la piel suave, fijarse como andan las mujeres e imitarlas, etc. Quizá una de las cosas más complicadas es el hecho de ocultar los genitales: aunque haya personas que quieran marcar (y precisamente hay un muchas personas que buscan escorts travestis que sean mujeres pero que tengan un ben miembro viril entre las piernas), la verdad es que son más las que lo evitan y procuran que no sobresalga.

En todo caso, ya vemos que las opciones son muchas y que no hay una única forma de vivir el travestismo o la transexualidad. Simplemente se trata de hacer lo que mejor nos vaya y como mejor nos sintamos. Por suerte, la sociedad de hoy en día ya está bastante más preparada para que puedas gozar tal y como eres sin temor a represalias.